Secciones

Giorgio De Chirico

Giorgio De Chirico nace en Volos, en Grecia, en el 1888, donde su padre, ingeniero, se ocupaba de la línea ferroviaria Atenas-Salonicca. Tuvo una formación cosmopolita, comenzando sus estudios en el politécnico de Atenas desde el 1903 al 1906, año en el que la familia, tras la muerte del padre, volvió a Italia, viviendo en Florencia, Venecia y Milán.
Giorgio De Chirico

Durante el otoño de ese mismo año se trasladó a Munich, donde el jóven Giorgio frecuentó durante casi dos años la Academia de Bellas Artes, formándose sobre los textos pictóricos de Böcklin y Klinger y sobre los escritos filosóficos de Schopenhauer, Nietzsche y Weininger. En el 1910, mientras el hermano Andrea (el futuro Alberto Savinio) partía hacia París, Giorgio volvió con la madre a Florencia, donde se quedó durante casi un año, antes de volver a París, esta vez con la madre.

En París su pintura, la que hasta entonces había realizado las sugerencias de los pintores alemanes que él adoraba, se desarrolló un lenguaje autónomo y en 1912, bajo el consejo de Apollinaire, participó al Salon d'Automne exponiendo tres lienzos que obtuvieron el éxito de la crítica.

A ésta le siguieron otras exposiciones y los importantes encuentros con Picasso, Derain, Brancusi, Braque e Léger.

En el 1915 fue reclamado en Italia por la explosión de la guerra y fue destinado al 27° regimiento de infantería de estancia en Ferrara. Reconocido su mal estado de salud, se le concedió el desarrollo de un trabajo auxiliar y continuar pintando. La impresión producida por el ambiente urbano y arquitectónico de la ciudad de Ferrara fue fundamental para el desarrollo de su visión artística: aquí dibujó obras como Le muse inquietanti, Ettore e Andromaca, Il Trovatore y una larga serie de interior. La influencia de su mundo poético fue determinante para la obra de otro gran artista, Carlo Carrà, su compañero en el Hospital militar de Ferrara desde enero hasta la primavera del 1917. Además de Savinio, también solado en la misma ciudad, participaba en frecuentes disputas artísticas también Filippo de Pisis. Juntos, este grupo de geniales artistas reunidos por casualidad, dieron vida a la breve época de la pintura metafísica, de la cual Ferrara e precisamente la cuna, además de la inspiración. Prueba de ello, entre todos, está el célebre cuadro Le Muse inquietanti, dónde, tras los típicos maniquíes de De Chirico, aparece la inconfundible forma del Castello Estense.

Algunas de las obras más famosas:

-  L'enigma dell'ora (1910-1911);
-  Il Canto d'amore (1914);
-  Muse inquietanti (1917);

- Ettore e Andromaca (1917).

Testimonial

Ferrara - Piazzale San Giovanni
En el centro hay una escultura realizada sobre un diseño de De Chirico y dedicada exclusivamente a Ferrara

Oficina de información

Oficina de información turística de Ferrara (Castillo)

Ferrara
Última modificación 13/10/2015 08:09
Chiudi menu
Informaciónes turísticas